Jerusalén declarada ciudad del orgullo gay

En el Jerusalem Post aparece un artículo sobre el desfile del orgullo gay en Jerusalén previsto para este mes de junio. Este evento reunió el año pasado a unos tres mil homosexuales de Israel y creen que atraerá a miles de homosexuales del mundo entero que han escogido Jerusalén como lugar de exhibición y reivindicación. Las estadísticas calculan que la participación de este año será el doble del año pasado.

Parada gay en Jerusalén

El año pasado el enfrentamiento con los opositores a esta manifestación fue fuerte « ¡Están enfermos, quédense fuera de Jerusalén, son insalubres para la ciudad santa! » gritaban los manifestantes contra la parada homosexual.

En nuestros días, todo se reduce al negocio, no importa si es un acto bueno o malo, moral, inmoral o amoral todo lo que genera entrada de divisas, llenen hoteles, restaurantes y tiendas es rentable y bienvenido. Los comerciantes se frotan las manos, los hosteleros llenan sus habitaciones, las ventas de souvenires se disparan, los beneficios se acumulan y toda la comparsa de este mundo baila al son que toca don dinero.

Pero, la pregunta que surge es ¿Quién en su más remota imaginación pudiera pensar que este tipo de manifestación llegara a darse en Israel y se paseara por las calles de Jerusalén?  Dejando aparte nuestra tristeza por semejante atropello, este evento evidencia varias cosas en cuanto al colectivo homosexual, en primer lugar definen con toda claridad que el orgullo es su modus vivendi. Lo segundo: presionan los gobiernos para que aprueben leyes que condenen con cárcel aquellos que públicamente se manifiesten en contra de la homosexualidad.  En tercer lugar, este movimiento promueve, organiza y coordina a nivel mundial actos de reivindicación, confrontación y provocación.

La tensión en Israel es alta, el año pasado un enmascarado irrumpió en un Bar de homosexuales en Tel Aviv y con un rifle automático disparó indiscriminadamente matando a dos personas e hiriendo a otras quince.

Recientemente un programa de televisión en Miami, hecho por homosexuales, en hora de audiencia de todo el público, llamaban a los adolescentes a tener un experiencia homosexual como algo positivo y enriquecedor. Una sexóloga no cristiana y no homofóbica fue llamada por un programa de radio de gran audiencia para opinar sobre este tipo de programación y dijo que era una locura pasar tales programas en los medios de comunicación como algo normal y bueno para la niñez y adolescencia.

En California hay una ciudad llamada Cuba, donde la bandera homosexual ondea por todas partes, todos sus negocios son ocupados por homosexuales, no emplean a nadie que no sea homosexual. Sin embargo, ningún homosexual se ha opuesto ni manifestado en contra de este tipo de discriminación de los que no son homosexuales. Lo más sorprendente es que nadie en los Estados Unidos ha movido un dedo en cuanto a este ataque a los derechos civiles. En conclusión a los homosexuales no les importa privar de los derechos constitucionales a los que no piensan como ellos.

En Costa Rica los homosexuales están presionando al gobierno que imponga de dos a veinte años de cárcel a todo aquel que a través de los medios públicos exprese una opinión contraria a la homosexualidad ¿Será que la única opinión legal es la que los homosexuales impongan? ¿Será que el que no esté de acuerdo con ellos tenga vetado el derecho de expresión?

Este tipo de leyes están siendo adoptadas por muchos países, en Estados Unidos trataron de prohibir y penar con cárcel a cualquier predicador que dentro de los templos predicara lo que la Biblia enseña acerca de la homosexualidad. No estamos hablando de hacer declaraciones de violencia en contra de la homosexualidad, el Evangelio no invita a la violencia y menos al asesinato de ningún ser humano, pero por el simple hecho de exponer la homosexualidad tal como la Biblia la define, como un pecado, el predicador sería juzgado y encarcelado.

Es evidente que el colectivo homosexual está demostrando que no le preocupa los derechos constitucionales de los que no comparten su opinión ¿Será que la homosexualidad quiere imponer sus ideas como una dictadura en el mundo y dentro de la iglesia? ¿Tendrán ellos solos el derecho de declarar su orgullo gay y los heterosexuales no? Estemos seguros que si los heterosexuales organizaran una parada revindicando la sexualidad del hombre y de la mujer, inmediatamente serían denunciados por el colectivo homosexual.

El registro bíblico nos muestra que Sodoma y Gomorra eran dos ciudades gobernadas por homosexuales. Tenían como costumbre sodomizar por la fuerza a cualquiera que entrara en su ciudad.

(Génesis 19.4–5) «Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.» Aquí la palabra «conocer» no significa saludar, sino tener relación sexual, o sea, querían sodomizar a los dos ángeles. El resultado fue trágico para esas ciudades.

La ciencia ha confirmado que el evento descrito por la Biblia tuvo lugar. No lo atribuyen a Dios, pero afirman que lo que la Palabra de Dios describe con respecto a Sodoma y Gomorra tuvo lugar. Nuestro Señor Jesucristo profetizó que habría un auge homosexual en los últimos días de la Gracia: «Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.» (Lucas 17.28–30).

Esta parada en Jerusalén no es inocente, es un símbolo, es un desafío abierto contra Dios porque la homosexualidad está en contra de Dios «Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera.» (Génesis 13.13)

Sería bueno que recordaran que su pecado puede ser perdonado. En efecto, Pablo escribiendo a los corintios les recuerda de dónde Dios los rescató, (es bueno observar que no solo se refiere a la homosexualidad sino a toda forma de pecado) « ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.» (1 Corintios 6.9–11)

Para concluir, está claro que el que no se arrepiente y se acoge a la mano tendida de Dios, tendrá que enfrentar el juicio de Dios. No estamos hablando de algo imprevisible sino de algo claramente establecido. El apóstol Pedro advierte « y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente » (2 Pedro 2.6)

Si quiere leer el artículo del Jerusalem Post

Dios le bendiga

Pastor Alberto Ortega

Deja una respuesta